lunes, 31 de octubre de 2011

Aire de domingo

(Bill Brandt)

La gente no tiene prisa los domingos.
Se tiene angustia, se tiene desesperanza,
pero no prisa.
Los vehículos circulan despacio
y las luces están más pálidas
o son menos
o la oscuridad es más densa.
Sólo sé que ese día
ni siquiera la tristeza tiene entusiasmo,
que los ruidos siempre se oyen lejanos,
que la conciencia se acolchona de hastío
y que el viento nos busca la cara.

2 comentarios:

Mandarina dijo...

Yo no tengo prisa ningún día y eso es más feo. Vivo un eterno domingo.

Alfonso Huerta dijo...

Pues no sé si lo tuyo sea un eterno domingo, me parece s más importante tener decisión que tener prisa, mi querida Karlita