martes, 4 de junio de 2013

Sábado 13 de octubre de 1984


A las tres treinta de la mañana.
Nací en la agonía
de una fiesta polémica.
Quizá por eso me gustan
las horas melancólicas
del fin de la fiesta.

Fui un niño
y me vistieron de azul
para tener un horizonte lejano
al cual proyectar mi futuro.
Tan diáfano, infinito, ilimitado
que tropiezo y pierdo el rumbo
a cada instante.

Me acompañan un piano, dos guitarras
y muchos libros
que se empolvan.
Estudié algo para ayudar a los demás
pero ya no puedo ni conmigo.

Tengo cabeza, estómago, testículos
próstata, corazón y pulmones.
Tengo un cuerpo que nunca ha sido reprimido,
pero que debe ser exprimido.
Aún no sé con qué propósito.
Cuando lo sepa te lo cuento.

(esto era una parodia)